Laura Lumaka

Imagen 9Imagen 13Imagen 14Imagen 15Imagen 12

“This is just a small gallery of needlewoven jewelry handcrafted by me. Colorful, fun and funky. Every piece was made of Czech and/or Japanese glass beads – mostly tiny seed beads – and has taken many hours of work. I use well known techniques, but I think I’m on my way to developing my own distinguishing style.”

www.lumaka.com

Anna Lorich

anna8anna9anna5anna7anna4anna2

Aquesta joiera americana té una delicadesa triant les formes i els colors de les seves peces que la fa especial. No sabria quina de les seves peces triar, les he trobat totes genials!

This american jeweler it’s so delicate choosing the shapes and colours of her pieces and I feel it special. I can’t choose any of her jewels, I love them all!!

“In essence my work is about feelings. The representation of those feelings very, whether it is dealing with family, landscapes, portraits, they are in a way the visualization of how I feel about that subject. My work is my reflections on who I am, questioning and searching for my identity through the creative process.”

El Jardín Secreto de Elvira López del Prado

n546132878_1490193_281629

Cuenta la leyenda que hace muchos muchos años vivió en un lejano mundo una pequeña niña, su nombre era Arrecife.
El mundo de arrecife era grande, gris y triste, y ella era como una diminuta luz en aquel mundo tan grande y frio.

Arrecife quería ser feliz y sabía que lo más importante para conseguirlo era rodearse de pequeños e íntimos momentos de luz y color. Se propuso guardar todos los momentos, por cortos que fueran, que la habían hecho feliz.

Guardó esos momentos en su corazón para volver a ellos cada vez que se sintiese triste.

Pasó el tiempo, y la pequeña Arrecife se hizo una gran mujer, y un día decidió sacar de su corazón sus momentos felices para compartirlos con todos aquellos que quisieran serlo también, por eso, convirtió sus tesoros en vistosos collares de todos los colores y formas. Creó para ellos un jardín…el jardín secreto, que mostraba a todo aquel que quería participar de su tesoro, la felicidad.

Elvira Lopez del Prado